La contaminación lumínica es probablemente el primordial hurto que el desarrollo sin freno -y sin reflexión- ha perpetrado contra la belleza natural del cielo nocturno. Vislumbrar alguna estrella en cualquier ciudad de mediana resolución resulta una labor imposible, e intentar fotografiar la magia de un paisaje nocturno sin halos