Generalmente, cuando Microsoft® abre la boca sube el pan. Es un hecho constatado desde los tiempos en que Bill Gates presentaba Windows 95 y se le colgaba a media presentación. Es un clásico que nos acompañará toda la vida. Pero eso no quiere mencionar que sigan haciéndolo por mucho que haya