M e termino de enamorar. Y no de una persona, ni de una mascota, ni de un sueño. Me termino de enamorar de un concepto. Y mas que del concepto –porque supongo que es una idea que todos habremos imaginado y deseado alguna vez–, de lo que me realmente