Nuestras madres nos enseñaron a mirar hasta el último céntimo que gastamos a final de mes. Hemos practicado a no gastar mas de la cuenta, a economizar en todo menos en esos diminutos caprichos que de vez en cuando no crean daño. Sin embargo, a veces no nos damos