De Maspalomas me encanta hasta los días nublados. No es sol todo lo que se precisa para gozar de este maravilloso paraje natural. La cámara, además, lo agradece. Hoy me han asombrado las nubes, lo cual no evitó que me diera un buen chapuzón y, de propina, me