Con las astronómicas capacidades que nos promete Apple® en sus dispositivos (nótese la ironía) nos vemos en la necesidad de ir borrando apps, videojuegos o música para ir renovando el inventario multimedia. Eso, o que odias sincronizar con iTunes mas que bajar al Infierno a desayunar con Lucifer, como