La semana pasada la compañia GT Advanced Technologies, dedicada a la fabricación de cristales de zafiro, se declaró en bancarrota. La novedad no habría destacado entre las varias compañías que pasan por una circuntancia parecido hoy en dia si no fuese porque se trataba de uno de los distribuidores