¿A quién le encanta la incertidumbre? A menos que sea la que te acompaña cuando abres un regalo, la totalidad de las veces preferimos adelantarnos a los acontecimientos. No nos encanta no saber qué va a suceder o si habremos tomado la decisión adecuada. Y lo peor es que