La compañia de taxis de lujo Uber siempre ha manifestado que los conductores de sus vehículos no son empleados, sino que contratistas independientes para eludir así pagarles servicios y seguros. Mientras que en California la comisión del trabajo declaró que los choferes de Uber son empleados de la compañia (decisión