La aerolínea Virgin Atlantic, propiedad en su totalidad de Richard Branson a través de Virgin Group, comenzó un software de prueba de 6 semanas orientado a que sus empleados tengan a mano mas información de sus pasajeros a medida que aparecen a tomar su aeroplano al aeropuerto London Heathrow en la capital