Por Manuel M. Almeida E speraba ese dia como el mayor acontecimiento del año. Se levantaba muy temprano. De madrugada. Desayunaba algo caliente y ligero y bajaba al sótano. Allí tenía listos un antifaz, docenas de cuartillas de papel, un patrón de madera, cinta adhesiva y unas enormes