Los cajeros automáticos son una de esas cosas que ves por todas partes… hasta que necesitas uno. Porque justo en el instante en que deseas sacar dinero, es cuando no encuentras ninguno – o los que hay cerca de ti te cobran comisión por no ser de tu banco.