Solomon era hijo de una rica dinastía minera de EEUU. Poco después de jubilarse pudo dedicarse a su enorme pasión: la colección de obras de artes. En 1926 conoció a una joven artista europea que le hizo enamorarse del arte abstracto. Consiguió hacerse con una valiosa colección de cuadros,