El suicidio de un reputado científico japonés cree el trágico broche a una exploración que períodos atrás estaba llamada a revolucionar la medicina y terminó en fraude. Yoshiki Sasai apareció colgado ayer de la barandilla de una escalera del prestigioso Centro Riken (Kobe, Japón) en el que trabajaba. RIA