Hay cosas que no echas de menos hasta que las descubres. Piénsalo. A nadie se le ocurrio lo util que sería la imprenta hasta que Gutenver la inventó. Tampoco nadie había pensado en lo divertida que sería una tarde de cine antes de que los hermanos Lumière se pusieran