Una de las mayores preocupaciones de las enormes multinacionales es edificar y sostener una reputación que atraiga y fidelice a sus clientes. Todos sus esfuerzos en desarrollo de producto, fabricación, marketing, interés al usuario y postventa orbitan siempre alrededor de la idea de optimizar la destreza de sus usuarios