Hubo un tiempo en el que Borland fue el competidor preferible posicionado entre aquellos dedicados a brindar respuestas a los desarrolladores de aplicaciones, y es que sus compiladores de C++ y de Pascal por ejemplo han hecho escuela, sobre todo este último ya que de hecho era aprovechado como