Dar la espalda al que sufre nos disminuye. Nos hace menos humanos. Cada desprecio, cada expulsión, cada concesión al recelo o al odio es un nuevo tabique en la mazmorra que erigimos alrededor de nuestra conciencia. Nos separa algo mas de nuestra especie. Nos aísla. Nos impide entregarnos, sin