S i decides callar porque sólo en el silencio te imaginas a salvo, (morderte la lengua, taparte la nariz, mirar hacia otro lado). Si tu dedo se frena, transido de cautela, y sucumbe estático (frente al lienzo, la cuerda, la pluma la cámara, el teclado). Si amordazas tu conciencia