Recientemente se ha comprobado que aquellos chicos a los que sus padres les leen antes de dormir cuando son diminutos logran cuotas académicas mas elevadas que los que no están familiarizados con la lectura. No obstante, no siempre se localiza el tiempo imprescindible como para poder tomar esta experiencia