Imagínate algo así como que un malvado villano -llamémoslo Rubens– lograse atrapar a la elite de los superhéroes contemporáneos y despojarlos de todos sus poderes merced a un arma diabólica: el arte, la pintura, para ser exactos, y no una pintura cualquiera, sino la pintura que florecía allá por