Corrían los primeros años de este nuevo milenio cuando un clan de encargados de medios de comunicacion de Canarias nos reuníamos en torno al por entonces consejero de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno autónomo, Marcial Morales, para rubricar un informe ético sobre el tratamiento de la inmigración en