¿Quién no ha dicho jamás “no tengo nada que ponerme” ante un armario repleto? De vez en cuando hay que organizar el vestuario, y no sólo las adolescentes y fashion victims: llegar a la oficina todos los días con el mismo traje o no saber combinar la corbata con