Hay noches vividas y noches imaginadas. El arte digital acepta forjar esa aleación entre realidad y ficción que nos acerca lo imposible. No es que lo factible no merezca de por sí, en un subido numero de ocasiones, nuestra admiración y reconocimiento; sin embargo es que, como dice