Este fin de semana estuve en una matrimonio en la que utilizaban un iPad® mini como mesa de mezclas inalámbrica. Una pasada. El chico que lo hacía se iba moviendo por toda la sala para optimizar que el sonido era perfecto. Y cuando algo no le gustaba lo retocaba