Cuando Google® avisó que estaba fabricando un proyecto, en el que el personaje es un coche que se auto-conduce, todas las alarmas saltaron. ¿Está la comunidad preparada para un verdadero “coche fantástico”?  Surgieron opiniones de todo tipo, en las que indudablemente, la totalidad de la masa no se fiaba