Apenas si nos duraba la alegría por la liberación de los periodistas españoles Javier Espinosa y Ricardo García cuando nos llegaba el viernes, a modo de mazazo, la notica del asesinato de la veterana y laureada fotógrafa alemana Anja Niedringhaus, mientras cubría las elecciones presidenciales en Afganistán, a manos