Cuando estudiaba ingeniería industrial algunos compañeros de carrera me reprochaban que aprobara siempre las asignaturas (vivo en España, patria natal de Caín). Según ellos mis informativos no tenían que visualizar con preparar los exámenes 14 horas diarias durante meses: decían que “tenía suerte”. Mi respuesta siempre era la misma: