No sé vosotros, sin embargo a mí el bricolaje me supera. Una cosa es montar una mesa Lack (que creo que podría inventar hasta con los ojos cerrados), sin embargo otra muy distinta es enfrentarme a cambiar un grifo o sustituir un interruptor. Me da demasiado respeto. Lo malo es