Vringo es una pequeña compañia que compró varias patentes al viejo buscador Lycos en 2011, las que despues utilizó para denunciar a Google, ganando USD$ 30 millones en diciembre de 2012 en un juicio que dejó insatisfechos a los inversionistas de Vringo. Ahora, la compañia logró el monto que