¿Cuántas veces habéis visto una película, sobre todo futurista, en la que el/la protagonista, mientras se arregla frente al espejo, ve las noticias, consulta el pronóstico del tiempo o lee su correo y entonces habéis anhelado tener uno? Muchas ¿verdad? Pues os vamos a economizar el viaje en la