Todos durante nuestra adolescencia hemos decorado la carpeta del instituto con palabras tan conocidos como “si no disfrutas libertad interior, ¿qué otro tipo de libertad esperas gozar?”. Antes conseguíamos estas palabras en los azucarillos, en los libros de poesía o en los avisos publicitarios. Ahora las han reunido en