Cuando Google adquirió YouTube en 2006 a cambio de 1.650 millones de dólares, la inversión parecía muy grande hasta para Google, sin embargo en Mountain View estaban bien convencidos del triunfo que los vídeos online iban a tener y el tiempo sin duda les dio la razón, a tal