La idea de trabajar en alguna de las enormes compañías del ramo IT, como Apple, Google, Intel o Adobe, siempre había estado vinculada a una cierta mística glamorosa, sin embargo la realidad es que en el terreno laboral se tenía suficiente tiempo desarrollándose una tremenda guerra sucia entre las