Una de las enormes locuras del planeta de las startups son las valoraciones. Muchas de estas compañías, todavía sin alcanzar un céntimo en ingresos, pueden llegar a costar decenas de millones de dólares. ¿Por qué? Por su factible y futuro desarrollo. Uno de los ejemplos mas sonados ha sido