Las cintas magnéticas para almacenar información pueden parecer algo anacrónico y propio de décadas pasadas. Sin embargo, los especialistas proyectan que las cintas magnéticas continuarán siendo el futuro del archivamiento debido a las crecientes necesidades de una mayor capacidad de almacenamiento, manteniendo o bajando el coste y el consumo de energía.